foto playa de Cabo de Gata

Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar

El Parque Natural Marítimo-Terrestre de Cabo de Gata-Níjar fue creado en 1987 (Decreto 314/1987, de 23 de diciembre) y constituye el primer Parque Natural marítimo-terrestre de Andalucía, al incluir una de las franjas costeras de mayor belleza del Mediterráneo dentro de sus límites de protección. El gran interés turístico que presenta este Parque Natural se debe a la gran variedad de recursos de interés científico, didáctico y divulgativo que presenta, así como a su facilidad de acceso, permitiendo su observación y estudio. Su riqueza geológica, ecológica, histórica, antropológica y paisajística hacen que este espacio natural presente un gran número de figuras de protección como son Reserva de la Biosfera Cabo de Gata-Níjar, Zona de Importancia Internacional para las Aves Acuáticas, Lugares de Interés Comunitario (LIC Cabo de Gata-Níjar), Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA Cabo de Gata-Níjar) y Zona de Especial Protección de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM).

 

Escollo de las Sirenas
Escollo de las Sirenas

En Octubre de 2001 pasó a formar parte de la Red de Geoparques de la UNESCO, con la finalidad de proteger su geodiversidad, promover el patrimonio geológico hacia el público general así como apoyar el desarrollo económico sostenible de territorio, principalmente a través del desarrollo del turismo geológico.


Su territorio se asienta sobre los términos municipales de Almería, Níjar y Carboneras, en donde se podrá disfrutar de un paisaje volcánico único en la Península Ibérica, formado por barrancos, valles, ramblas, antiguos volcanes con formaciones de arrecifes en su parte superior, acantilados, playas y fondos marinos catalogados entre los de mayor calidad del litoral mediterráneo español.


A pesar de que este espacio natural forma, junto con el cercano Paraje Natural del Desierto de Tabernas, el enclave más árido de Europa Occidental, presenta un nutrido grupo de especies de flora y fauna. Algunas de ellas son especialmente interesantes debido a su carácter endémico, su distribución geográfica muy restringida, estar amenazadas de extinción o constituir un recurso económico de la zona. Están catalogadas más de 1.000 especies vegetales terrestres, entre las que destacan algunas como el esparto, palmito, azufaifo, lentisco, cornical, bolina, albaida, cambrón o el dragoncillo del Cabo, y hasta 250 especies de flora marina, entre las que destacan las extensas praderas de Posidonia oceánica.


Respecto a la fauna, destaca la impresionante diversidad de invertebrados terrestres, con más de una veintena de endemismos, así como también su fauna marina.


Límites del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar
Límites del Parque Natural
Cabo de Gata-Níjar

Climatología

El Parque Natural Cabo de Gata-Níjar presenta unas condiciones meteorológicas singulares, debido a la ubicación y orografía de este territorio. La Cordillera Bética evita la incidencia de las borrascas atlánticas que proporcionan la mayor parte de las precipitaciones regionales, haciendo que gran parte de la provincia de Almería, y en especial esta región, sea el área de mayor aridez de Europa, con una precipitación media anual inferior a 200 mm. Presenta más de 250 días de sol al año, con temperaturas medias anuales entre 18 y 20 °C, y oscilaciones entre los meses más fríos y más cálidos inferiores a 15 °C. Los veranos son cálidos, con medias de 26 °C y los inviernos suaves (media de 12 °C), donde raramente se producen heladas.


Otra de las características climáticas del Parque Natural es la considerable actividad eólica, con un promedio de 307 días de viento al año, siendo predominantes los de levante y poniente, y en menor medida los de norte y sureste. Las brisas con velocidad entre 10 y 20 Km/h están presentes durante gran parte del año, con un promedio de 2 a 3 días de temporal al mes.


Orogénesis

Vista del Morrón y playa de los Genoveses
Vista del Morrón y playa de los Genoveses

El parque presenta un paisaje en el que, a grandes rasgos, se diferencian dos grandes unidades fisiográficas en la zona terrestre: las sierras y la llanura litoral.


Las sierras, de orografía abrupta, están formadas por dos grandes complejos geológicos: El complejo de la Sierra de Cabrera y Serrata de Níjar, y el complejo volcánico de la Sierra de Cabo de Gata.



Complejo de la Sierra de Cabrera y Serrata de Níjar


En el complejo de la Sierra de Cabrera (al norte) y la Serrata de Níjar (al oeste), afloran materiales de la Cordillera Bética, que son el zócalo o basamento de los materiales geológicos que se observan en el Parque Natural. Este basamento está formado principalmente por materiales metamórficos y sedimentarios como esquistos, cuarcitas y calizas del Complejo Nevado-Filábride y Alpujárride. La Sierra de Cabrera fue la última de las sierras Béticas en emerger, y esta formada por sedimentos depositados en un fondo marino hace cientos de millones de años, cuando el mar bañaba las actuales laderas de la Sierra de los Filabres. El choque entre las placas tectónicas Euroasiática y Africana hace 5,5 millones de años provocó una primera fase orogénica, dando lugar a la transformación de los sedimentos en rocas metamórficas, que se fueron plegando y elevando, constituyendo la actual Sierra de Cabrera. En la vertiente sur de esta sierra se encuentra el Pico de la Serrata, que constituye el punto más alto del Parque Natural, con una altitud de 562 metros sobre el nivel del mar.


Los mismos fenómenos orogénicos provocaron la fractura de la Falla de Carboneras, dando lugar al afloramiento yesífero conocido con el nombre de La Serrata de Níjar, que es una pequeña cadena montañosa que se eleva en el límite occidental del parque, discurriendo en dirección noreste-suroeste.

 

Complejo volcánico de la Sierra de Cabo de Gata


La Sierra de Cabo de Gata se formó durante una segunda fase orogénica, tras una intensa actividad volcánica submarina durante el Mioceno, hace entre 15 y 7,5 millones de años, que originó la formación de innumerables volcanes y arrecifes, y cuyos materiales llegan a extenderse por debajo de las aguas del Mediterráneo, bajo el Mar de Alborán.

 

Esta actividad volcánica se sucedió en cuatro episodios, alternándose con periodos de inactividad durante los cuales se desarrollaron arrecifes coralinos sobre las elevaciones volcánicas, constituyendo un archipiélago de numerosas islas e islotes paralelas a la primitiva línea de costa, y que tras el retroceso marino, terminaron formando la actual Sierra de Cabo de Gata. El cerro de "El Fraile" constituye el punto más alto de esta sierra, con una altitud de 493 metros sobre el nivel del mar.


Cerro de 'El Fraile' y 'El Fraile Chico'
Cerro de 'El Fraile' y 'El Fraile Chico'


Estos procesos alternos de formación de rocas ígneas (principalmente rocas volcánicas) y sedimentarias (arrecifes coralinos, calcarenitas, dunas fósiles, etc.) forman un registro geológico de gran valor científico y didáctico, y que podemos observar en los estratos de los diferentes afloramientos presentes en el Parque Natural, cuyas ubicaciones y descripciones están recogidas dentro del Inventario Andaluz de Georrecursos (Consejería de Medio Ambiente).


Llanuras litorales de la Bahía de Almería


Las llanuras litorales de la Bahía de Almería, de orografía más plana, constituyeron las cuencas sedimentarias Neógenas donde se depositaron, hace entre 11 y 2,5 millones de años, los materiales procedentes de los fenómenos erosivos que modelaron las sierras aledañas. El retroceso del mar durante el Cuaternario supuso la tercera y última fase de transformación de este territorio, dejando al descubierto estas capas sedimentarias, y las depresiones del Golfo de Almería y del Campo de Níjar se fueron convirtiendo en tierra firme.


Formaciones dunares junto a al línea de costa
Formaciones dunares junto a al línea de costa


Estos sedimentos representan un estupendo registro paleoclimático, desvelándose la historia natural del Mediterráneo Occidental desde el Pleistoceno hasta nuestros días, con abundantes registros de dunas fósiles y antiguas playas, escalonadas en cuatro niveles, desde hace 250.000 hasta la actualidad. Destaca la presencia del gasterópodo Strombus bubonius, que atestigua la existencia de antiguos mares subtropicales en la zona.

 

La intensa actividad eólica que caracteriza la zona condiciona un paisaje en el que las dunas móviles son abundantes en la costa, formándose en algunas ocasiones playas barrenas en la desembocaduras de las ramblas, con la consiguiente formación de albuferas en diversos puntos del litoral, entre las que adquiere especial relevancia por su extensión, actividad salinera y diversidad biológica la conocida popularmente como Salinas de Cabo de Gata.


Riesgos erosivos y salinización

Los suelos que podemos encontrar en el Parque Natural son característicos de ecosistemas áridos o semiáridos, con escaso desarrollo edáfico, resultantes de los intensos fenómenos erosivos a los que están sometidos. La presencia de perfiles en los que abunda la materia orgánica, rasgo característico de suelos en los que predominan los fenómenos de formación indica que en estas áreas, siempre que no se alteren las condiciones ambientales actuales, la evolución de los mismos será previsiblemente positiva.


En el PORN de 2008 se establece a la erosión como el mayor riesgo de desertización, aunque considera que sólo un 6,4% de la superficie del Parque Natural se ve amenazada por procesos severos, gracias en parte a la pedregosidad de la superficie y a la densa cobertura arbustiva de grandes áreas del mismo.

 

La salinización es otro proceso que afecta a los suelos áridos, debido tanto a procesos naturales de pérdida hídrica y concentración salina, como a procesos antrópicos por uso excesivo de fertilizantes y sobreexplotación de acuíferos, por lo que constituye, a juicio de BirdLife International, una de las amenazas a las que se enfrenta este espacio natural.

Las aguas superficiales

El área del Parque Natural se adscribe a la Cuenca Hidrográfica Sur, subcuenca Campo de Níjar, y se caracteriza por la escasez y el marcado carácter estacional de las lluvias (principalmente en otoño e invierno), unido a las altas temperaturas hacen que no existan excedentes hídricos en ninguna época del año.


Las cuencas fluviales más características son conocidas como ramblas, caracterizadas porque su cauce permanece seco durante largas temporadas, aunque en época de lluvias torrenciales rebosa su lecho formando grandes avenidas que transportan gran cantidad de sedimentos. Ante este hecho es muy típica entre los habitantes de la zona la típica frase de "ha salido la Rambla".


En la parte oriental del Parque Natural encontramos diversas ramblas de este tipo como la Rambla del Saltador, Cañada Méndez, Rambla del Plomo, Rambla del Granadillo, Rambla de las Yeguas y la Cañada de Majada Redonda.


Las llanuras meridionales están recorridas por tres ramblas con menor pendiente por lo que conllevan un mayor número de sedimentos aluviales y una dinámica fluvial más desarrollada que en la parte oriental. Son la Rambla de Morales, la Rambla de las Amoladeras y la Rambla de Aguas.

 

Hay una serie de cauces que discurren de manera más o menos constante, como el río Alías, o pequeñas surgencias o fuentes de escaso caudal, que originan oasis de extensión limitada, como la fuente de la Cala de San Pedro, el Barranco de las Agüillas y Las Negras.

 

Humedales y lagunas costeras

A pesar de la escasez de aguas superficiales, este espacio natural presenta diversos humedales y lagunas costeras, entre las que destaca la Albufera de Cabo de Gata. Este humedal de 400 hectáreas es uno de los mejores ejemplos de Albufera Mediterránea, y ha sido reconvertida por el hombre en explotación salinera, por lo que es más comúnmente conocida como Salinas de Cabo de Gata, siendo las únicas que quedan en explotación en Andalucía oriental. Está situada sobre una llanura litoral sedimentaria, extendiéndose de manera paralela al litoral y separada del mar por una playa barrera, que se originó por la combinación del aporte sedimentario del Río Andaráx y de las playas existentes. El transporte de estos sedimentos a lo largo de la línea de costa, a favor de la dirección predominante del oleaje, dio lugar al cierre de la desembocadura de la Rambla de las Higueras y la Rambla del Pozo del Cigarrón. Los principales aportes de agua a esta albufera proceden del mar, ya sea de manera natural o artificial a través de bombeos (para la producción de sal), y en menor medida a aguas continentales.


Albufera de Cabo de Gata
Albufera de Cabo de Gata

 

Este humedal proporciona un hábitat idóneo para más de 80 especies diferentes de aves, como el flamenco rosa, malvasía cabeciblanca, avoceta, chorlitejo patinegro, etc, jugando un papel muy importante en los movimientos migratorios.

 

En la desembocadura de la Rambla de Morales se forma otro complejo de albufera deltaica, por el cierre de su desembocadura por la Playa del Charco. Al igual que en el caso de la albufera de Cabo de Gata, este humedal presenta una importante biodiversidad, principalmente debido a la presencia de aves acuáticas.

 

De menor extensión existen otros saladares que se forman temporalmente en diferentes lugares del Parque Natural, como en la Playa de los Genoveses, El Playazo de Rodalquilar, la Rasa de Pujaire y la desembocadura del río Alías.


Las aguas subterráneas

La situación de extrema aridez y la escasez de aguas superficiales han dado lugar al aprovechamiento de las aguas subterráneas presentes en el subsuelo del Parque Natural. Desde el punto de vista hidrogeológico está constituido por tres unidades:

 

  • Materiales metamórficos de los Complejos Béticos: Son principalmente rocas impermeables o de muy baja permeabilidad, sin presentar unidades muy productivas, aunque en la vertiente Sur de la Sierra de Cabrera existen niveles cuarcíticos muy fracturados con capacidad acuífera.
  • Materiales del Complejo Volcánico: Presentan baja permeabilidad o son impermeables, pero debido a su alta fracturación y fisuración, hace se comporten como acuíferos pobres, y cuyas aguas subterráneas son explotadas debido a la escasez de aguas superficiales.

  • Aljibe para el aprovechamiento de las aguas subterráneas
    Aljibe para el aprovechamiento de las
    aguas subterráneas

  • Materiales detríticos de las cuencas neógenas: Son las unidades más productivas debido a su mayor permeabilidad. Diferenciamos dos grandes conjuntos:
    • El Acuífero del campo de Níjar, formado en una depresión sedimentaria de origen tectónico rodeada de elevaciones montañosas. Está compuesto por materiales detríticos permeables intercalados con niveles margosos impermeables o poco permeables. Este acuífero presenta un alto grado de sobreexplotación, presentando cierta salinización.
    • Los acuíferos detríticos de las cuencas interiores entre la Serrata de Níjar y el macizo volcánico. Son pequeñas cuencas detríticas de poca extensión sobre materiales metamórficos y volcánicos, y cuyas aguas en algunos casos son utilizadas para suministro de algunos núcleos poblacionales.

 


Reserva Marina


El Parque Natural Marítimo-Terrestre de Cabo de Gata-Níjar fue primer Parque Natural de Andalucía que incluyo una franja marítima dentro de sus límites de protección, abarcando aproximadamente 63 km de uno de los litorales de mayor belleza del Mediterráneo. Tiene una superficie marítima protegida de aproximadamente 12.000 hectáreas, que discurren paralelas a la costa hasta una milla mar adentro, desde la Playa de las Salinicas en Carboneras hasta la Rambla de Aguas en el término municipal de Almería.



Acantilados junto a la Playa del Playazo
Acantilados junto a la Playa del Playazo


La geología de este espacio natural, cuyos materiales volcánicos llegan a extenderse por debajo de las aguas del Mediterráneo, bajo el Mar de Alborán, han originado unos fondos marinos que combinan arrecifes rocosos que llegan a una profundidad máxima de 60 metros bajo el nivel del mar, con playas llanas y pequeñas calas, formadas por sedimentos procedentes de la erosión de los antiguos volcanes, arrecifes coralinos o dunas y playas fósiles.

Las corrientes atlánticas confluyen o chocan frente al Cabo de Gata con las corrientes mediterráneas del levante español creando una unidad de convección que envía agua más fría hacia el litoral africano, aportando gran cantidad de nutrientes a todo el Mediterráneo.


BIBLIOGRAFÍA


"Almería. Factores formadores y suelos". Mariano Simón Torres et al,. Almería. 2005.


"Atlas Ilustrado de los Espacios Naturales de España". Susaeta Ediciones, S.A. Madrid. 2004.


"Guía del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar (Almería)". Gil Albarracín, A. GBC, Almería-Barcelona. 1999.


"Parques Naturales". Espacios Naturales Protegidos. Salvat Editores, S.A. Tomo 14. 2003.


"Naturaleza Almeriense: Espacios del Litoral". Guías de Almería: Territorio, Cultura y Arte. Instituto de Estudios Almerienses. 2010.


"Geología del Entorno Árido Almeriense". Guía Didáctica de Campo. Consejería de Medio Ambiente. 2003-2007.


"El Parque Natural Marítimo Terrestre de Cabo de Gata-Níjar (Almería)". Colección: Hidrogeología y Espacios Naturales no 7. Instituto Geológico y Minero de España y Agencia Andaluza del Agua. 2010.


www.degata.com


www.juntadeandalucia.es Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía (RENPA), Consejería de Medio Ambiente.


www.parquenatural.com


Rutas más populares

EL REGALO DE VULCANO EL MUNDO AL REVÉS RUTA DEL LITORAL: DONDE POSEIDON ES EL AMO VULCANO Y VENUS

Novedades #cabodegata twitter